Intolerancia y malabsorción de la fructosa

Montar nata

De un tiempo a esta parte, igual que con la sensibilidad al gluten no celíaca, oímos hablar de vez en cuando de la intolerancia a la fructosa o de la malabsorción de la fructosa. Puede que sea tu caso, sobre todo, si te han diagnosticado celiaquía y aún con la dieta sin gluten no terminas de mejorar. En esos casos se suelen buscar otras afecciones, bien sean complicaciones de un diagnóstico tardío o intolerancias asociadas. Si esta es la primera vez que oyes hablar de la intolerancia a la fructosa o la malabsorción de la fructosa, no te preocupes, que de aquí te irás con una idea bastante completa de en qué consisten.

¿Intolerancia o malabsorción?

Antes de meternos en materia, deberemos hacer una pequeña distinción. La verdad es que en la calle se habla un poco indistintamente de ambas y eso es porque antiguamente al «Síndrome de malabsorción de fructosa» se lo conocía directamente como «Intolerancia a la fructosa». Y si bien no es del todo erróneo este término, sí que es importante distinguirlo de la aún vigente «Intolerancia hereditaria a la fructosa«. Son dos procesos metabólicos completamente diferentes que suponen cosas diferentes en el día a día.

tarta-moka-sin-gluten

¿Qué es la fructosa?

La fructosa es un monosacárido naturalmente presente en las frutas, las verduras, algunas hortalizas y la miel. Un monosacárido es un hidrato de carbono sencillo que, por lo tanto, no puede descomponerse en otro más sencillo. Además, se encuentra en muchos productos industriales, ya que endulza más que el azúcar común y permite prescindir de ella.

La fructosa se absorbe en el intestino a través de las proteínas transportadoras denominadas GLUT5 y viaja por la sangre gracias a otras proteínas llamadas GLUT2. El hígado se encarga de metabolizarla mediante la enzima Aldolasa B.

¿Qué es la intolerancia hereditaria a la fructosa o IHF?

Se trata de una condición congénita que se manifiesta en una de cada 20.000 personas. Básicamente consiste en que el cuerpo pierde la capacidad de metabolizar la fructosa debido a una carencia de la enzima Aldolasa B. Al ser congénito, tiene una base genética recesiva: es decir, se puede ser portador sin desarrollarla nunca. Eso sí, su desarrollo se produce a muy temprana edad y se puede diagnosticar mediante una prueba genética y una analítica de laboratorio.

La persona con IHF presenta síntomas digestivos clásicos como náuseas y vómitos, pero también hipoglucemias, disfunción hepática y deshidratación. Esto es consecuencia de que la fructosa sin metabolizar por completo da lugar a otro compuesto que resulta tóxico.

El resultado de todo esto es que una persona con IHF debe seguir una dieta estricta sin fructosa que no supere los 2 gramos de fructosa al día (que ya imaginarás que es irrisorio).

¿Qué es la malabsorción de la fructosa?

El proceso de la malabsorción es completamente diferente. En este caso, el problema se da a nivel intestinal y en este caso quien falla es el transportador GLUT5. Al no llevarse a cabo el trabajo de absorción intestinal, se desencadenan unos síntomas como náuseas, gases, dolores gastrointestinales y diarreas. Esto se produce porque la fructosa llega al colon y, allí, fermenta. Como vemos, los síntomas son todos de índole gastrointestinal.

Además, la malabsorción variará de unos individuos a otros en función del déficit de GLUT5. Por lo tanto, habrá quienes toleren mayores cantidades de fructosa a lo largo del día y quienes menos.

Esta patología se diagnostica a través de una prueba llamada «prueba de hidrógeno del aire espirado». Es una prueba no invasiva en la que se mide la cantidad de hidrógeno presente en el aliento tras una hora después de consumir fructosa en ayunas. En algunos casos podría ser recomendable, igualmente, hacer la prueba genética de la IHF para descartar que se trate de esta condición congénita. Y resulta muy interesante un dato: la malabsorción de la fructosa afecta a un 30% de la población.

galletas-de-limon-sin-gluten-singlutenismo

La glucosa: ese gran aliado.

La glucosa es otro monosacárido presente naturalmente en frutas, verduras y miel. También se encuentra en la patata y el azúcar común. Resulta que la fructosa se absorbe en el intestino, como decíamos, gracias al transportador GLUT5. Pero debemos tener en cuenta que la facilidad de absorción depende también de la cantidad de glucosa que haya en el mismo momento en el intestino. No quiere decir esto que una persona con malabsorción de la fructosa se deba hinchar a azúcar común cada vez que coma algo con fructosa. De hecho, más adelante veremos el papel de la sacarosa en todo esto. Lo que sí es cierto que, si controlamos aquellos alimentos que tienen un mayor contenido en glucosa y los combinamos con los que contienen fructosa, estos últimos se digerirán mejor que si fueran por separado.

¿Qué produce la fructosa en el intestino?

Al igual que en el caso de la celiaquía, los pacientes con malabsorción de la fructosa tienen su intestino inflamado ante la presencia de fructosa. No seguir correctamente la dieta mantiene al intestino en un constante estado de inflamación que produce malabsorciones secundarias de otros alimentos y nutrientes. La consecuencia es más que evidente: dará lugar a una malnutrición general. Por cierto: también es posible tener una intolerancia o malabsorción transitoria. Esto se produce cuando el intestino está dañado o inflamado por otras razones, como cuando nos diagnostican celiaquía.

Glucosa, sacarosa, sorbitol…

Como ya hemos visto, el papel de la glucosa es beneficioso para ayudar al procesamiento de la fructosa. Sin embargo, hay otros azúcares muy comunes en los productos que encontramos en el mercado que requieren la atención de aquellos que tienen problemas con la fructosa.

La sacarosa es la denominada «azúcar común» o «azúcar de mesa». Se trata de un disacárido: es una molécula formada por otras dos, la glucosa y la fructosa. ¿Recuerdas que la fructosa viajaba por la sangre gracias al GLUT2? Pues bien, en el GLUT2 también viajan la glucosa y otro monosacárido, la galactosa. Y para que ese transportador exista es imprescindible la presencia tanto de la glucosa como de la galactosa. La cuestión es que, según cada persona, el GLUT2 se expresará de unas formas u otras. Esto afectará, una vez más, a la absorción de la fructosa. Y es por ello que hay personas con malabsorción de la fructosa que no toleran el azúcar común y otras que sí. Se estima que se trata de una relación del 50%-50%.

En el caso del sorbitol, el asunto está mucho más claro. El proceso de la absorción de la fructosa se da mediante el GLUT5. Y resulta que el sorbitol utiliza el mismo «medio de transporte». Si una persona con malabsorción ya tiene poca cantidad de GLUT5 o la que tiene no funciona al 100%, te podrás imaginar qué pasa cuando hay más pasajeros que taxis, ¿verdad? Exacto: el sorbitol y la fructosa compiten por el poco GLUT5 disponible y… llegan los problemas. Por lo tanto, una persona con malabsorción de la fructosa también tiene limitada la cantidad de sorbitol que puede consumir. Y mucho ojo, porque es un endulzante muy frecuente en aquellos productos light, para diabéticos o sin azúcares añadidos e incluso en medicamentos.

El papel de los edulcorantes también es fundamental, ya que ni todos son aptos para IHF o para personas con malabsorción, ni en igual medida. Precisamente la asociación de IHF tiene en su página web un listado de edulcorantes, su idoneidad y sus porqués.

ensalada-de-espinaca-y-pesto-sin-gluten

¿Qué come una persona con malabsorción de la fructosa?

Como decía, la fructosa está en muchas frutas y verduras. Además, se pueden clasificar en función de su contenido en fructosa como «muy bajo», «bajo», «medio» y «alto». El equipo de dietistas-nutricionistas de Alimmenta tiene un portal muy completo dedicado a la intolerancia a la fructosa. En él, recoge un listado bastante completo de los alimentos permitidos y no permitidos. Además, tienen una relación de aquellos que, si bien por su contenido en fructosa no estarían permitidos, podrán ser consumidos en pequeñas cantidades gracias al contenido en glucosa.

En cualquier caso, la dieta de una persona que tenga que limitar su consumo en fructosa puede ser muy restrictiva. De hecho, se recomienda que sea suplementada con vitamina C y ácido fólico. Además, el consumo de probióticos es interesante para su salud intestinal. Ya sabéis que se pueden consumir de manera natural a través de alimentos fermentados como el yogur y el kéfir y a través de suplementos alimenticios. Definitivamente, sobre todo al principio del diagnóstico, es más que recomendable contar con el asesoramiento de un dietista-nutricionista. Este profesional te ayudará a comer de manera correcta para que no tengas ninguna deficiencia nutricional.

26 comentarios en “Intolerancia y malabsorción de la fructosa

  1. La verdad es que es bastante difícil de llevar esta intolerancia. Me gustaría saber si existe alguna medicación ,igual q ocurre con la lactosa, para contrarrestar los síntomas en caso que un día se consuma alguna fruta.

    1. Hola, María! Por lo que yo he investigado, aún no hay nada, no… Tampoco es que no se pueda comer ninguna fruta, las hay bajas en fructosa! Revisa el listado que he enlazado al final del artículo, seguro que te ayuda! 🙂
      Un abrazo!

      1. Perdona que te corrija, pero si que hay pastillas al igual que las de la lactosa.
        Un saludo y gracias por este artículo. ?

    2. Quizás a estas alturas ya te hayas enterado, pero existen unas pastillas FRUCTACID, que «bloquean» la fuctosa de manera que de vez en cuándo puedas salir a comer por ahí sin tanto miedo. Busca por Internet e informate, merecen la pena. Un saludo

  2. Gracias por toda la info danny!!!
    Yo de momento…no gluten…no lactosa…no sorbitol. E intentando controlar la fructosa. Es un mundo……

    1. Paciencia, Irma!! Lo importante es encontrarse bien 🙂
      Un besito!! 🙂

  3. Importante información.
    Estoy en tratamiento con vit C y Acido Folico. Me hicieron el Tes de Espirado, y tengo que tomar 10 de antibióticos.
    Me quedo tranquila que a otras personas les pasan cosas similares al ser celiacas.
    Gracias !!!!

    1. Ánimo, Diana! En cuanto damos con lo que nos afecta, todo ya va mucho más fluido! 🙂

  4. Gran artículo. Me ha venido genial para una amiga con problemas similares. Le recomendaré que se lea este enlace y lo tenga en cuenta. Gracias!

    1. Gracias a ti por ayudarnos a llegar a tu amiga, Maite! 🙂

  5. Ola soy una paciente,q tengo l lactosa,gluten y fructosa es muy difícil d controlar los alimentos,x q no acen dulces q no tengan fructosa,x q yo me gasto mucho dinero, y no estoy bien, gracias

  6. Buenos días Dany:
    Me he quedado algo preocupada al leer tu artículo.
    Me diagnosticaron Intolerancia a la fructosa a la vez que la celiaquía (hace año y medio) y, si bien todos los médicos de aparato digestivo a los que acudí (tanto en Madrid como en Asturias) me indicaron la importancia de seguir una estricta dieta sin gluten por el daño que produce éste en el intestino, a pesar de que no tuviera síntomas, todos ellos me indicaron que en el caso de la fructosa sólo afectaba a los síntomas/malestar que me pudiera generar la ingesta de alimentos con fructosa. Es decir, que como no tengo síntomas puedo comer fructosa si me encuentro bien, ya que esto no produce un daño en el intestino que me pueda generar problemas, como sí sucede con el gluten.

    Sin embargo, en tu artículo indicas que «Al igual que en el caso de la celiaquía, los pacientes con malabsorción de la fructosa tienen su intestino inflamado ante la presencia de fructosa. No seguir correctamente la dieta mantiene al intestino en un constante estado de inflamación que produce malabsorciones secundarias de otros alimentos y nutrientes» y me ha surgido la duda porque parece que contradice a lo que me han indicado los 3 médicos de aparato digestivo a los que acudí.

    Entiendo que este punto que te indico lo has contrastado con médicos, ¿verdad? Lo digo por acudir a un especialista adicional para ver lo que me comenta.

    Muchas gracias y un saludo

    1. Hola, Carmen!! Muchas gracias por tu consulta!

      La información de este artículo la he extraído de la asociación de IHF y de la web intoleranciafructosa.com, que es la que cito al final del artículo. Esta última web está elaborada por el grupo de dietistas-nutricionistas de Alimmenta y a lo largo de toda la página podrás encontrar las citas de los documentos y estudios en los que se han basado para elaborar un sitio tan completo. Mi artículo es una introducción y resumen de toda la información que puedes encontrar allí.

      Concretamente lo que me preguntas está en el apartado de preguntas frecuentes de la página principal en la que precisamente no ponen referencias bibliográficas porque son datos que están en el resto de la web.

      También hay un paper en NCBI sobre la respuesta inflamatoria que produce la fructosa, aunque es un artículo muy técnico y en inglés. Puedes encontrarlo aquí: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2518440/

      Cualquier cosa, me dices! 🙂

    2. Por cierto: efectivamente la respuesta de la intolerancia a la fructosa también es sintomatológica, y sí que hay diferentes «grados» de tolerancia, como comento en el artículo. Por lo que una cosa no quitaría la otra. Es decir: el hecho de que se produzca una respuesta inflamatoria ante la presencia de fructosa no quiere decir que tenga lugar sin que te des cuenta. En caso de la fructosa, no. En el caso del gluten sí, como ya sabes.

      Espero haberme explicado un poco!! 🙂

      1. Mil gracias por la respuesta Danny.
        Le voy a echar un vistazo a la web que indicas. De todos modos, he pedido cita de nuevo con el médico de Digestivo para preguntarle de nuevo ya que, como te decía, si bien he dejado el gluten 100% desde que me diagnosticaron, sigo comiendo frutas y verduras sin restricción alguna ya que, los síntomas que tengo son tan leves, que me compensa respecto a dejar de comer frutas y verduras (además de gluten). Pero claro, si me está haciendo daño por dentro ya es otro tema.
        Mil gracias!

        1. Consúltalo, porque si no tienes síntomas es posible que realmente no te esté afectando. Como te decía, según los especialistas, en el caso de la fructosa sí que se presenta una respuesta sintomatológica.

          Que vaya muy bien!

          1. Muchas gracias! Tengo cita en el digestivo y aprovecharé para hacer una nueva prueba de aire espirado, ya que la única que hice fue justo antes de diagnosticarme celiaquía y tenía marsh 3, con lo cual igual que saliera positiva la malabsorción de fructosa fue por como tenía el intestino debido al gluten.
            Un saludo!

  7. Hay productos con dextrosa.Eso es malo para la intolerancia a la fructosa?

    1. Hola, Mayte! La dextrosa sí que es tolerada por quienes tienen problemas con la fructosa.

      Un saludo!

  8. Yo tengo intolerancia a la fructosa la más alta.

  9. Hola soy de Chile, me diagnosticaron mala absorción severa a la fructosa, sorbitol y lactosa… Con el tiempo no podían bajar los síntomas y me prohibieron el gluten (detectando la sensibilidad al gluten no celíaca) y ha sido una verdadera tortura el cambio, ya que los nutriólogos y nutricionistas aquí no saben nada del tema. Muchas gracias por todo lo que comparten. Me ayuda saber que no estoy sola.

    1. Si te sirve de consuelo,ni aquí ni allí, en España, a pesar que yo llevo con la intolerancia desde niña, aún hay gente que dice, que no pasa nada porque tomes un poco de leche, por un poco la última vez casi palmo, ya que llegué a hincharme de tal manera que se me inflamó también el pancreas y casi acabo con una pancreatitis, 12 días sin comer a base de agua y calditos y para colmo me enchufaron un nolotil que tampoco lo tolero y casi acaban conmigo, por un poquito no pasa nada??? a esos les regalaba yo mi intolerancia. De pequeña no tomabas lácteos y punto y ahora tardo dos horas en comprar cuatro cosas porque me lo tengo que leer y todo y para colmo también estoy teniendo problemas con los azúcares industriales, como la sacarina y sinceramente no me apetece hacerme más perrerías de pruebas, dejaré de consumirlo y punto. Qué jartá

  10. Hola!! Me gustaría saber si hay algún sitio en Zaragoza dónde realicen esta prueba de manera fiable

  11. Hola,tengo michas dudas sobre q puedo comer,xq las tablas son un lio y no especifican bien como identificar ciertas cosas,por ejemplo:
    Puedes decirme y q lo entienda facil, cual es el pan blanco y la pasta blanca? Supuestamente es con harina refinada…pero leo los ingredientes d las marcas y no me entero,cual puedo comprar x favor,xq no se si pan tostado,d molde…y con la pasta igual,no se si vale la normal,etc. o si vale pan d panaderia…gracias!

  12. Hola soy intolerante a fructosa y sorbitol…tengo duda sobre si puedo tomar Kefir .gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *