Intolerancia y malabsorción de la fructosa

Montar nata

De un tiempo a esta parte, igual que con la sensibilidad al gluten no celíaca, oímos hablar de vez en cuando de la intolerancia a la fructosa o de la malabsorción de la fructosa. Puede que sea tu caso, sobre todo, si te han diagnosticado celiaquía y aún con la dieta sin gluten no terminas de mejorar. En esos casos se suelen buscar otras afecciones, bien sean complicaciones de un diagnóstico tardío o intolerancias asociadas. Si esta es la primera vez que oyes hablar de la intolerancia a la fructosa o la malabsorción de la fructosa, no te preocupes, que de aquí te irás con una idea bastante completa de en qué consisten.

¿Intolerancia o malabsorción?

Antes de meternos en materia, deberemos hacer una pequeña distinción. La verdad es que en la calle se habla un poco indistintamente de ambas y eso es porque antiguamente al «Síndrome de malabsorción de fructosa» se lo conocía directamente como «Intolerancia a la fructosa». Y si bien no es del todo erróneo este término, sí que es importante distinguirlo de la aún vigente «Intolerancia hereditaria a la fructosa«. Son dos procesos metabólicos completamente diferentes que suponen cosas diferentes en el día a día.

Sigue leyendo Intolerancia y malabsorción de la fructosa