Alergias alimentarias en el colegio

Napolitana de chocolate

Por suerte, cada vez más personas están sensibilizadas con las personas con alergias alimentarias. Quizás aún falte mucho trabajo por hacer a la hora de dar a conocer los pormenores de esta problemática, pero lo cierto es que de un tiempo a esta parte hay cada vez más gente que, al menos, ha oído hablar de ellas. Formar, concienciar y difundir respecto a todos los riesgos que conllevan las alergias alimentarias es fundamental para garantizar la seguridad de estas personas. En España, se calcula que un 3% de la población tiene algún tipo de alergia alimentaria o al látex, pero en niños este porcentaje es aún mayor: alcanza el 7,5% y el 20% de las reacciones alérgicas se producen en centros escolares. Abordar el tema de las alergias alimentarias en el colegio es imprescindible, ya que se calcula que dos de cada tres escuelas tienen escolarizado al menos a un niño con riesgo de anafilaxia.

En esta entrada abordaremos este tema de una forma un poco amplia y teórica al principio para poder sentar unas bases. Además, creo que os puede ser de gran utilidad especialmente el final, que es donde aterrizamos todo a nuestro día a día, de forma que nos pueda ser de utilidad.

¿Qué es una alergia?

Una alergia es una respuesta del organismo a una sustancia, denominada “alérgeno”, aunque en sí misma sea inofensiva. El sistema inmunológico de las personas alérgicas crea mecanismos de defensa ante el alérgeno, lo cual da lugar a una serie de síntomas que varía en función del tipo de alergia y de la persona. La reacción alimentaria se produce siempre ante la presencia de la proteína del alérgeno, nunca hacia los azúcares.

Cualquier alimento es susceptible de producir una alergia, aunque los catorce más comunes son aquellos contemplados por la normativa europea 1169/2011: cereales que contienen gluten, crustáceos, huevo, pescados, cacahuetes, soja, leche, frutos de cáscara, apio, mostaza, sésamo, sulfitos, altramuces y moluscos.

Tipos de alergias alimentarias y al látex.

Los diferentes tipos de alergias alimentarias y al látex se definen en función de los mecanismos que la producen. Todos ellos pueden tener lugar ante el contacto, la ingesta o la inhalación del alérgeno. De esta manera, podemos distinguir dos tipos:

  1. Alergia a alimentos o al látex mediada por anticuerpos IgE: es la más fácil de identificar, ya que puede dar lugar a reacciones inmediatas y graves.
  2. Alergia a alimentos o al látex no mediada por anticuerpos IgE: en general, no produce reacciones inmediatas, sino que pueden tener lugar pasadas unas horas e incluso un par de días. Esto hace que sea más difícil de identificar la causa de la reacción. En el caso del látex, se puede manifestar como una erupción o dermatitis. Además, a día de hoy no hay pruebas diagnósticas fiables para este tipo de alergias.

helado-de-mango-sin-gluten-sin-lactosa

Tipos de reacciones alérgicas.

Fundamentalmente, podemos catalogar las reacciones de las alergias alimentarias y al látex en dos grupos:

  1. Leves o moderadas: aunque pueden llegar a ser sumamente molestas, no suponen un riesgo inmediato para la vida de la persona que las manifiesta. Los síntomas pueden ir desde manifestaciones cutáneas, como erupciones, inflamación, picor, urticaria y enrojecimiento de los tejidos, hasta digestivas, como diarreas, vómitos, sangre en heces y dolor abdominal. También se pueden producir manifestaciones respiratorias, como tos, estornudos e irritación nasal.
  2. Graves: pueden suponer un riesgo para la integridad de la persona y por lo tanto es imprescindible actuar cuanto antes. Producen síntomas respiratorios de gravedad, como dificultad respiratoria, garganta cerrada, tos seca o repetitiva, asma y opresión torácica. También puede alterar el pulso y la presión arterial, producir hinchazón en lengua, párpados, orejas y labios, empalidecer la piel y hasta producir desvanecimientos. La manifestación más grave es el shock anafiláctico, que afecta cardiovascularmente y puede producir la muerte.

Situaciones de riesgo en el centro educativo.

Al hablar de alergias alimentarias y al látex, debemos ser conscientes de que la presencia del alérgeno va mucho más allá de sus formas más evidentes. Su presencia de manera oculta o por trazas en productos de higiene, material escolar y otros alimentos que difieren del alérgeno en cuestión hace que sean muchos los puntos en los que el niño alérgico puede entrar en contacto con la sustancia que le hace daño. Además, las diferentes edades de escolarización y las actividades que desarrollan en función de cada etapa requieren una mayor atención de unos u otros aspectos.

En general, podemos observar cuatro momentos fundamentales:

  1. Actividades educativas: tanto aquellas que se desarrollan dentro del programa curricular, como las excursiones o actividades extraescolares.
  2. Situaciones excepcionales: desde fiestas y celebraciones, que generalmente se desarrollan en torno a la comida, hasta programas sanitarios como vacunas y campañas de difusión.
  3. La comida en el recreo y en el comedor escolar: son los momentos más evidentes en los que se puede producir alguna contaminación, bien sea por descuido del niño o del personal que se encarga de él.
  4. Educación física: el ejercicio físico funciona como factor que puede aumentar el riesgo de reacción alérgica.

En todos estos casos, es imprescindible mantener una buena comunicación con el centro escolar, desde el director hasta el personal de cocina y comedor, pasando, por supuesto, por los profesores. Conscientes de esto, es cada vez más frecuente que al inicio del curso se pida desde el centro educativo un informe de las posibles alergias y lesiones que pueda tener el niño, de manera que se tenga en cuenta para el desarrollo de las actividades.

AEPNAA (Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y al Látex) dispone de una web completísima de recursos para el personal del centro escolar, entre los que se encuentra un protocolo de actuación ante una reacción alérgica en la escuela. Se trata de un documento que deben rellenar los padres junto con el médico o alergólogo del niño, que será quien determine si se le debe administrar algún tratamiento al paciente alérgico en caso de contaminación.

tarta-de-calabaza-zanahoria-canela-sin-gluten-singlutenismo

Cuando el alérgico es nuestro hijo.

Sé que en ciertas situaciones podemos sentir que estamos exponiendo al niño a un riesgo. Sin embargo, y aunque todo aquello de lo que hablaremos a continuación va a suponer un trabajo extra por nuestra parte, creo que es fundamental abogar por la normalización de la situación. Un niño alérgico no es un alienígena y necesita de la educación y la inclusión social tanto como cualquier otro niño.

Contacto con el centro educativo

El centro educativo deberá desarrollar un plan de actuación por cada niño alérgico que tenga escolarizado en función de sus necesidades. Para poder llevarlo a cabo, se desarrollará una serie de acciones antes y durante su escolarización. Además, este plan se actualizará, como mínimo, anualmente.

  1. Reuniones: como familia de un niño alérgico, nos reuniremos con el personal responsable del centro educativo para proporcionar toda la información necesaria para la redacción del plan de actuación. Entre otras cosas, deberemos aportar un informe médico de la situación del niño, listados de alimentos y productos que debe evitar y listados de productos seguros para el niño. También habrá que proporcionar una autorización expresa para la administración de la medicación en caso de que fuera necesario. En todo caso, medicaciones como los autoinyectables ante la presencia de un shock anafiláctico se consideran de primeros auxilios y, por lo tanto, se podrán suministrar aún sin la autorización de los padres. Por otro lado, estas reuniones tendrán lugar también a lo largo del curso siempre que sea necesario para el desarrollo de cualquier actividad, bien sea dentro del centro o una excursión.
  2. Medicación: es responsabilidad nuestra proporcionarle al centro la medicación necesaria en caso de contaminación, así como estar atentos de su caducidad. Es tan sencillo como programar una alarma en el móvil unas semanas antes de esta fecha para asegurarnos de proporcionar otra nueva.
  3. Personal voluntario responsable: un grupo de personas estarán al cargo de la formación, coordinación e información del plan de actuación y su correcta implementación. Será necesario que haya un equipo entre el personal docente y otro entre el personal del comedor escolar.
  4. Protocolo de actuación: deberemos proporcionar el documento de protocolo de actuación ante una reacción alérgica en la escuela debidamente cumplimentado y firmado por el médico o alergólogo del niño.

Como os decía, en la web de AEPNAA tenéis un montón de información que le podéis proporcionar al centro educativo. Hay una guía para centros educativos y comedores escolares muy completa e ilustrativa que podéis enviarle directamente al colegio, ya que, además, tiene una licencia que permite su difusión libremente, siempre que no sea con fines comerciales.

En el aula

Conseguir la implicación de los compañeros del niño alérgico y de sus padres nos va a allanar muchísimo el camino. Y en esta ocasión muy probablemente toque ser algo más creativos: está comprobado que aprendemos mucho más cuando hacemos las cosas que cuando las vemos o las oímos, por lo que sería ideal desarrollar algunas actividades en las que abordemos todo lo relacionado con la alergia alimentaria de nuestro hijo. Desde cuentacuentos y dibujos hasta talleres con alternativas que no contengan el alérgeno. Lo más importante es crear conciencia y facilitar la inclusión del niño en todas las actividades que se desarrollen en su entorno escolar y social. Si los padres de los compañeros ven que hay maneras de organizar celebraciones excluyendo al alérgeno y no al niño, será muy fácil que todos los niños puedan disfrutar de cada fiesta con normalidad.

Napolitana crema sin gluten y sin lactosa

Pasa a la acción

Es normal sentir cierta frustración cuando nos encontramos con la incomprensión ajena. De vez en cuando nos encontramos con personas que tienen ciertas dificultades para empatizar, y si encima con quien «se meten» es con los niños, nos llevan todos los demonios.

Sin embargo, creo que es un buen momento para trabajar el manejo de esas situaciones, que son susceptibles de darse en cualquiera de todos los ámbitos de la vida. Debemos trabajar por la normalización, la inclusión y el compañerismo a través del ejemplo y la proposición. Está claro que algún que otro día nos pillará con la guardia baja ver que a nuestro hijo no lo invitan a un cumple por «evitar problemas», pero, antes de ponernos a reclamar, es bueno que pensemos qué podemos hacer para evitar una futura situación similar y tomar acción. Se trata de trazar una estrategia e implementarla, además de que es un maravilloso ejemplo para los más pequeños: que vean que no nos rendimos ante las adversidades, sino que tras cada caída nos levantamos más fuertes y con más ánimo de hacer cosas.

En mi canal de Youtube podéis encontrar una lista de reproducción de la vuelta al cole del niño celíaco que en los aspectos más sociales es perfectamente aplicable a la situación de un niño alérgico. Os puede ser de gran utilidad para ver cuáles son los diferentes aspectos que podemos abordar para involucrar a todo el entorno de una manera natural, segura y creativa.

¿Qué tal se desenvuelven vuestros peques en el cole? ¿Contáis con el apoyo de los profes y los padres?

7 comentarios en “Alergias alimentarias en el colegio

  1. Hola, tengo un niño de dos años y medio y esta diagnosticado hace ocho meses, lo llevo a guardería y muy bien sus niveles en su primera revisión a los seis meses eran totalmente negativos . Cuando me dijeron que el niño era celiaco lo primero que hice fue ir a la guarde e informar al personal para ver si estaban preparados para atender a un niño celiaco. Nunca habían tenido un niño celiaco , yo les explique en qué consistía la enfermedad y le di unas pautas a seguir a la hora de elaborar la comida y el contacto con otros niños para evitar la contaminación cruzada. Además el personal del centro se informó tb por su cuenta el como abordar el tema y tengo que decir que estoy muy contenta , mi pequeño es feliz y no nota ninguna diferencia con el resto de sus compañeros . Hasta cuando hay un cumpleaños las mamás de los otros niños traen cosas sin gluten para todos y así todos pueden comer y no hay diferencias . La verdad que mi experiencia ha sido muy buena y espero que cuando vaya al cole de mayores lo sigan tratando igual .
    Gracias por la información y gracias a gente como tú , podemos aprender pautas que nos sirven para concienciar a los demás que solo con cambiar un par de hábitos podemos hacer que un niño (en mi caso) se sienta dentro de un grupo sin diferencias . Gracias y un saludo

    1. Muchas gracias Maria por tu comentario. Nos alegra mucho lo que nos has contado ?

    2. Qué alegría me das, María! Desde luego cada poquito cuenta: fíjate que gracias a que hablaste con la guardería de tu peque, el personal ya está concienciado y formado para otra situación similar. Además, es algo que les enriquece personalmente, que además de trabajadores son personas con vidas fuera 🙂 Muchas gracias por tu trabajo de «evangelización» 😉 Me alegro mucho de que dé sus frutos y no haya caído en saco roto, es una buenísima noticia!
      Un beso!

  2. En mi familia somos 3 personas con problemas. Mi hija mayor alérgica al huevo, el pequeño al plátano y yo celíaca. Con mi hiha mayor en el cole en el tema de comedor muy bien, nunca tuvo problemas, su profe en clase muy atenta siempre ya que en su cole cuando celebran el cumple llevan el almuerzo, a día de hoy sólo sus 4 amigos contados han tenido en cuenta su alergia en el tema de almuerzos y celebraciones de cumple, el resto aun conociendo el problema siempre han pasado olímpicamente, de hecho a día de hoy(mi hija tiene 7 años) cuando llevan el almuerzo ella se tiene que llevar el suyo de casa. Sin embargo, en la clase de los pequeños cuando alguien va a llevar el almuerzo siempre preguntan por las alergias. Así que con mi experiencia puedo decir que hay gente que tiene interés y la mayor parte pasa olímpicamente y es una pena porque los discriminados son los niños.

    Un saludo

    1. Es verdad que duele mucho cuando son los pequeños… Los mayores hacemos caso omiso con mayor facilidad si nos toca a nosotros, pero cuando vemos que el que se queda aparte es un peque… uf! Sé que es difícil cambiar una dinámica como aquella en la que está metida tu hija, porque su entorno ya está acostumbrado a que se lleve su almuerzo, pero… Creo que nunca es tarde para intentar arreglarlo 🙂 Seguro que lo has intentado de mil maneras y que cada vez te apetecerá menos, pero yo seguiría intentando sembrar. Quizás puedes proporcionarles a los otros padres un listado de productos que pueden comprar, envasados y en una tienda accesible, para cuando sean los cumples. Y así la siguiente vez que haya un cumple, se lo recuerdas amablemente, y a ver si da sus frutos, no? 🙂

  3. A mi hija de 10 años le diagnosticaron hace 7meses enfermedad celiaca , contamos desde el primer día con la colaboración de su profe, q conocía perfectamente la enfermedad. De 23 compañeros de clase casi todos muy concienciados en las celebraciones de los cumples la tienen muy en cuenta llevando para ella algo sin gluten.

    1. Qué maravilla! Seguro que tu hija está encantada con sus compañeros y su profe 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *